Nuestra historia

No es tarea fácil resumir una historia que dura ya más de medio siglo.

Entre las comarcas leonesas del Páramo y La Bañeza, célebres por sus cultivos y la tradición agrícola y culinaria de sus gentes; nace Polifer.

De la mano de don Policarpo Fernández García, en el año 1966, comienza en el pueblo de Altobar de la Encomienda este proyecto por el que pretende compartir con el mundo los mejores frutos de su tierra. Y lo consiguió.

Durante años, Policarpo establece relaciones con los agricultores más comprometidos de su zona, y combina los métodos tradicionales con las tecnologías más avanzadas de su tiempo para seleccionar, procesar y comercializar todo tipo de legumbres.

Tan magna tarea no es trabajo de un solo hombre. A su lado su esposa, doña Nélida Miguélez, le ayuda a seguir adelante con este proyecto que se convertirá en la empresa familiar que conocemos hoy en día.

Son sus tres hijos, con el tándem formado por Eleuterio y Venancio a la cabeza, quienes, en 1991, deciden ampliar Polifer abriendo un nuevo establecimiento en la ciudad de La Bañeza.

En este nuevo complejo industrial, situado en el 48-50 de la Carretera Madrid-La Coruña, se valen de las más punteras tecnologías y los trabajadores más cualificados para que las legumbres Polifer puedan llegar a todas las mesas del mundo, tanto dentro como fuera de España.

Esta es una historia de éxito, pero sobre todo de trabajo, responsabilidad y valores.

Un compromiso con la alimentación de calidad, con la tradición de la tierra, el bienestar de nuestros colaboradores y empleados, la economía rural y, en resumen; un compromiso con las buenas legumbres.

El equipo Polifer